Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

Europa impone diferencias de hasta el 40% a los colchones anticrisis de los bancos españoles

Martes, 14 de mayo de 2019   Expansion.com   BANCOS

Ibercaja y Liberbank contarán con más plazo para amasar sus escudos. Todas las entidades avanzan que las exigencias están dentro de sus previsiones.

La mayoría de bancos españoles ya han dado a conocer los requerimientos del escudo anticrisis que les exigen las autoridades de resolución con el fin de contar con un colchón de recursos propios y deuda que permita no recurrir a fondos públicos cuando una entidad caiga en problemas.

La Junta Única de Resolución (JUR) ha ido remitiendo estas últimas semanas los requerimientos mínimos de fondos propios y pasivos elegibles (conocidos en el sector como MREL) de CaixaBank, Ibercaja, Liberbank, Unicaja y Abanca, uniéndose a las exigencias ya conocidas en mayo del pasado año en los casos de Santander, BBVA y Sabadell.

Como la JUR diseña un traje a medida para cada entidad, las cifras de MREL son distintas en cada banco. Y los requerimientos de colchón mínimo presentan variaciones de hasta el 40% entre los más altos y los más bajos. Fuentes del sector explican que estas diferencias se explican por la evaluación individual que hacen las autoridades tras analizar los distintos perfiles de riesgo de cada banco, así como sus planes de resolución.

Así, por ejemplo, si una entidad presenta una diversificación geográfica que le sitúa en países percibidos como de más riesgo, recibirá un requerimiento de MREL mayor que si sus mercados donde está presente son más estables. Asimismo, un plan de resolución en el que el testamento de una entidad finaliza con su propia venta le permitirá disfrutar de unas menores exigencias que si la solución pasa por reflotar o liquidar el banco con recursos propios.

El banco español que tiene que amasar un escudo más exigente es BBVA. El banco presidido por Carlos Torres deberá alcanzar un MREL mínimo del 28,04% de sus activos ponderados por riesgo a 31 de diciembre de 2016. El otro gigante bancario español, Santander, le sigue en cuanto a requerimientos anticrisis: la entidad cántabra ha de presentar un colchón que no puede situarse por debajo del 24,35% de sus activos ponderados por riesgo (también fechados a 31 de diciembre de 2016).

Tras los dos grandes, son Sabadell y CaixaBank quienes han de cumplir con unas demandas más ambiciosas por parte de la JUR. El banco presidido por Josep Oliu lo tiene fijado en un 22,7% de sus activos ponderados a finales del ejercicio 2016, mientras que la antigua caja catalana afronta una exigencia de MREL del 22,5% basándose en la contabilidad de 31 de diciembre de 2017.

Las cuatro entidades de menor tamaño han de afrontar unos requisitos de colchón anticrisis algo más livianos (todos medidos en función de sus activos ponderados por riesgo a 31 de diciembre de 2017). En el caso de Liberbank, el escudo fijado por las autoridades de resolución ha de situarse por encima del 21,82%. Le siguen Unicaja e Ibercaja, con niveles mínimos de MREL del 20,59% y del 20,5%, respectivamente. A falta de conocer los requerimientos de las entidades todavía pendientes (Bankia, Kutxabank, Cajamar...) la menor carga por este escudo regulatorio la presenta Abanca. El banco gallego ha de cumplir con un colchón no menor de un 20,06%, según informó a través de un hecho relevante.

Calendarios variables
Además de los volúmenes de fondos propios (capital y distintos tipos de deuda susceptible de sufrir pérdidas para evitar el recurso al dinero del contribuyente), las entidades han dado a conocer los calendarios que les ha fijado la JUR para cumplir con estas exigencias. Y también los plazos presentan notables variaciones.

Los tres bancos que conocieron sus requerimientos en mayo de 2018 (Santander, BBVA y Sabadell) tienen hasta el 1 de enero de 2020 para cumplir. En el caso de CaixaBank, el momento clave llegará justo un año después, mientras que para Abanca y Unicaja la JUR ha decidido que tendrán que someterse a examen en enero de 2022.

Los plazos más amplios para llenar los colchones anticrisis los disfrutan Ibercaja y Liberbank. Ambas entidades dispondrán de tiempo hasta el 1 de enero de 2023 para alcanzar los umbrales mínimos marcados por las autoridades. Todos los bancos han adelantado que los planteamientos de la JUR están en línea con sus previsiones y sus planes de financiación y que esperan cumplirlos sin problemas.

El pasado año, Europa aprobó crear una supervisión bancaria a dos velocidades. Por un lado, las entidades con una mayor exposición internacional, que cuentan con plazos de cumplimiento más cortos. Por otro, el resto de bancos nacionales, que disponen de más tiempo para amasar sus colchones debido a que la JUR ha tardado cerca de un año más en comunicarles sus exigencias.

Fuentes financieras explican que la elección de unos calendarios u otros por parte de la JUR no supone ningún privilegio, sino que se explica como parte del «traje a medida» diseñado por las autoridades para cada entidad.