Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

La banca pide a la Administración que ayude a evitar la exclusión financiera

Lunes, 11 de febrero de 2019   Expansion.com   BANCOS

Los canales digitales pueden ser la solución para las zonas rurales que ya no tienen oficina bancaria, siempre que el Gobierno se comprometa a llevar la conexión a internet a todos los rincones de España y a mejorar la formación de los habitantes de esos pueblos, en su mayoría gente mayor.

En opinión del portavoz de la patronal bancaria, AEB, José Luis Martínez Campuzano, la despoblación en las zonas rurales es preocupante, pero también lo es el envejecimiento progresivo de esa población, un sector que no está muy familiarizado con el uso de nuevas tecnologías e internet.

 
Por ello, la banca ha puesto en marcha una iniciativa junto a la Fundación Cibervoluntarios, que incluye la organización de talleres en pequeños municipios de zonas rurales de toda España (Expertclick), en los que los mayores pueden acercarse a estas tecnologías y perder el miedo a internet.

De esta forma, los mayores pueden subirse al tren y aprovechar todas las ventajas que tiene la digitalización no solo para operar con el banco, sino para hacer compras, consultar información o, simplemente, comunicarse, dice la patronal.

Según un reciente informe del Banco de España, un 2,7% de la población española, es decir, casi 1,25 millones de habitantes, carecía de oficina bancaria en 2017, lo que significa que 4.109 municipios españoles perdieron ese año la única sucursal con la que contaban.

Las comunidades autónomas con mayor número de municipios sin oficina bancaria eran Castilla y León, 1.767; seguida de Castilla-La Mancha, con 470; Cataluña, con 467, y Aragón, con 413.

Sin embargo, el Banco de España ha descartado que la población que se ha quedado sin oficina se encuentre en riesgo de exclusión financiera, ya que los municipios afectados están, en muchos casos, próximos a otros con sucursal o cajero.

Además, la banca ha desarrollado canales alternativos para cubrir poblaciones que no tienen ninguna sucursal, como oficinas móviles ("ofibuses") o agentes financieros que atienden a los clientes periódicamente en aquellos puntos donde ya no existen oficinas permanentes.