Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

La banca se levanta en bloque contra el cambio normativo para evitar un nuevo 'caso Popular'

Miércoles, 11 de octubre de 2017   Expansion.com   BANCOS

Las entidades piden al regulador que reconsidere su propuesta. El sector alerta del riesgo sistémico que pueden crear las nuevas herramientas.

Los reguladores quieren evitar que se produzca un nuevo caso Popular y la banca busca que el remedio elegido no tenga consecuencias más funestas que el mal que se intenta atajar.

Porque eso es lo que cree el sector que puede suceder si la Comisión y el Parlamento europeos siguen adelante con sus planes: con el ánimo de tomar medidas para atajar posibles crisis de liquidez como la que tumbó al banco español, pueden acabar creando un riesgo sistémico que antes no existía.

A juicio del sector, la capacidad para limitar las operaciones de un banco que se quiere establecer de manera preventiva para frenar las turbulencias en caso de problemas puede provocar una fuga de depósitos, generar una desconfianza internacional hacia la banca europea y crear un efecto contagio capaz de extenderse a otros bancos y a las empresas en general.

Esta amenaza ha conseguido que las dos grandes asociaciones del sector financiero en el Viejo Continente unan sus fuerzas para pedir a Europa que reconsidere su postura. La Federación Bancaria Europea (la patronal, que representa a 3.500 bancos) y la Asociación para los Mercados Financieros de Europa (AFME), la organización que agrupa a todas las entidades que operan en los mercados mayoristas, han remitido una carta conjunta a los principales representantes europeos responsables del cambio normativo en la que solicitan que paren la modificación hasta que hagan un análisis de impacto.

El desvelo de los bancos se centra en los dos nuevos poderes para establecer moratorias para limitar los movimientos de liquidez de una entidad (una herramienta muy parecida a los corralitos financieros) que Europa quiere conceder a las autoridades de resolución a través de una modificación este mismo año de la directiva de resolución bancaria.

«Pueden tener consecuencias negativas importantes que pueden impactar en la estabilidad financiera», advierte la misiva. Cada una de estas herramientas tiene la capacidad de paralizar la operativa de los bancos durante cinco días laborales «y, si se usan a la vez de forma conjunta con los actuales poderes de moratoria, pueden alargarse durante 12 días laborales», añade.

Peligro antes de su aplicación
Las consecuencias de un arma de ese calibre pueden ser demoledoras, según las asociaciones bancarias. Y tienen la capacidad de serlo incluso si nunca son utilizadas: basta con que los inversores, los clientes y el mercado sepan que existen.

«Cualquier depositante asegurado o no asegurado que pueda verse afectado por la moratoria se verá incentivado a retirar sus depósitos al primer signo de tensión por miedo a la perspectiva de quedarse durante un tiempo sin capacidad de acceso a su dinero», explican las organizaciones bancarias. Y mucho más después: «Nada más levantarse la moratoria, el curso racional de acción para todos los depositantes será retirar sus depósitos con efectos inmediatos».

En lugar de ayudar al objetivo último de la resolución bancaria, que es preservar las funciones críticas de los bancos, los poderes de moratoria los pueden socavar, sobre todo al impedir la capacidad de los bancos para seguir realizando y recibiendo pagos, asegura la carta.

A eso se une que la propuesta de moratorio no excluye los depósitos operativos, que son necesarios para la operativa financiera diaria de «gobiernos, empresas, fondos de inversión y otras instituciones financieras, con implicaciones muy importantes para los inversores finales y un potencial efecto contagio», señalan la patronal bancaria europea y la AFME.

Todo ello hará que los bancos europeos sean vistos con desconfianza por las entidades financieras de otras jurisdicciones que no tienen esta amenaza en sus regulaciones, porque todo el que haga negocio o tenga contacto con las entidades del Viejo Continente puede verse atrapado en una moratoria y ver sus fondos congelados durante días, alertan, con el consiguiente riesgo de que un problema puntual de un banco se convierta en global, al dispararse el número de afectados.

«No creemos que la moratoria pueda atajar los temores sobre una crisis de liquidez de un banco ni antes ni durante el proceso de resolución», resumen las organizaciones. «La existencia de poderes de moratoria hará más difícil para las instituciones tener acceso a fuentes privadas de financiación porque las contrapartes serán más proclives a retirar la liquidez antes y será menos probable que den liquidez a un banco en una situación estresada por miedo a la aplicación de la moratoria extendida».

Por todo ello, la patronal y la AFME piden al Parlamento y a la Comisión que reconsideren su decisión y que la frenen hasta realizar un análisis del impacto que pueda tener. Si después de ello siguen considerando necesario aplicar la moratoria, podrán seguir haciéndolo en 2018, así que no es necesario acelerar ahora el proceso.

Sobre FINE
FINE - Federación Fuerza, Independencia y Empleo - Sindicato independiente líder del sector financiero que engloba a más de 30.000 empleados del sector financiero y 923 delegados.
Información