Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

Las empresas han inventado cargos bonitos para los jefes, pero no te dejes engañar: el

Viernes, 20 de enero de 2023   Business Insider   LABORALES

Las empresas utilizan cada vez más títulos que evocan sentimientos para referirse a sus altos cargos.
Sostienen que su intención es adaptar la estructura a las necesidades de las nuevas generaciones, pero no te dejes engañar: estos títulos ocultan en muchos casos la realidad de las relaciones laborales.

Pensé que se trataba de algo excepcional cuando, hace más de una década, mi jefe, el CEO de la empresa, insistía en que las siglas en realidad se referían a chief enthusiasm officer (responsable de entusiasmo) en lugar de a chief executive officer.


Su aire optimista encajaba a la perfección con esa idea. Su convicción de que todo saldría bien era inquebrantable, tanto si se trataba de mantener un romance con la jefa de relaciones públicas de la empresa (compartiendo sin parar fotos de sus comidas caseras) como si contrataba (uno a uno) a los "genios creativos" que supuestamente iban a salvar la empresa (cada uno de ellos inevitablemente se quedaba por debajo de las expectativas del puesto). 

No cabe duda de que su título y su aparente ingenuidad estaban pensados para hacer que el lugar de trabajo fuera más familiar y acogedor, pero, en la práctica, modelo de felicidad hizo que mucha gente desconfiara: no todos querían flotar en su nube de pensamiento mágico. 


Hoy en día, creo que es probable que mi antiguo jefe fuese un adelantado a su tiempo poniéndose aquel título. Ahora, los cargos extravagantes están de moda. Los chief amazement officers, chief heart officers, y chief empathy officers (responsables de asombro, corazón y empatía respectivamente), están apareciendo por todas partes en empresas de EEUU y el resto del mundo.
En un análisis de 2020-2021, se encontraron en LinkedIn 51 variaciones de títulos que empezaban por chief. También descubrieron que algunos como chief people officer (responsable de personal) y chief happiness officer (responsable de felicidad) se utilizaban cada vez más.

Aunque pueden ser populares, los títulos que se centran en los sentimientos no hacen más que tratar de ocultar una parte fundamental del trabajo: la naturaleza transaccional. Puede que tu empresa funcione de forma más empática porque ha contratado a un responsable de corazón, pero al fin y al cabo sigue siendo una empresa y esa persona puede despedirte.


¿Qué hace un 'chief amazement officer'?
Shep Hyken es el chief amazement officer de Shepard Presentations, una empresa de comunicación en público que fundó en 1983. Durante décadas ha desarrollado su carrera como conferenciante y autor especializado en atención al cliente, ayudando a las empresas a mejorar las relaciones con clientes y empleados. Hyken empezó a utilizar su título actual hace al menos 10 años, dejando atrás la sencillez de "conferenciante y autor".


Desde entonces ha cultivado una especie de industria del "asombro", escribiendo 5 libros con títulos como Amaze Every Customer Every Time (Asombra siempre a cada cliente) y The Amazement Revolution (La revolución del asombro). En el núcleo de su marca está la idea de que el servicio debe ser tan receptivo que asombre a los clientes, haciendo agradable su experiencia.


Rocket Central, una empresa de servicios profesionales con sede en Detroit, también tiene un responsable de asombro, Mike Malloy, que dirige el departamento de recursos humanos o, como lo llaman ahí, "The Pulse". Malloy desempeña las mismas funciones que un responsable de RRHH tradicional, pero su título está diseñado para ser un reflejo más exacto de la cultura de la empresa. Como explicó el propio Malloy al blog de Workhuman, una empresa de software de gestión de RRHH, la cultura es "la estrella polar", subrayando que en Rocket Central "todo funciona con nuestra cultura". 


El asombro no es la única novedad en la oficina. Si pensabas que el corazón se queda en casa, piensa otra vez, porque el lugar de trabajo tiene ahora un responsable de corazón. Outsource Accelerator, un blog sobre subcontratación laboral, describe este cargo como "encargado del bienestar y el placer general del personal de la empresa". A veces, el responsable de corazón existe además del de recursos humanos, un papel que cada vez más se denomina, de forma más humana, responsable de personal. 


Para desempeñar bien este cargo, es necesario priorizar los sentimientos. Claude Silver, la responsable de corazón de VaynerMedia, dijo a Forbes en 2017 que su trabajo era estar al servicio de su personal. En sus propias palabras: "Estoy cumpliendo con mi propósito. Para mí no es un trabajo". 


Aunque algunos de estos títulos llevan años existiendo, ha habido un aumento de este tipo de cargos desde la pandemia. Una de las empresas donde más se aprecia es la consultora de gestión Deloitte. En 2020 contrató un nuevo responsable de propósito para ayudar a definir la misión de la compañía y ayudar a los empleados a entender la suya propia. El año pasado rebautizó a su CEO como responsable de empatía.


"Es fundamental que las empresas contraten y capaciten a gestores y líderes más eficaces", afirma la empresa en una invitación a un seminario web sobre el cambio de marca del CEO. "Esto requiere ir más allá de las estrategias tradicionales de desarrollo directivo y cultivar las habilidades más importantes para el éxito. En los últimos años, especialmente en tiempos de pandemia, una de esas habilidades es la empatía, una competencia vital para el liderazgo", subraya esa invitación.