Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

Media docena de bancos medianos competirán con los tres grandes

Viernes, 20 de noviembre de 2020   La Vanguardia   SECTOR FINANCIERO

Media docena de bancos medianos junto con varias decenas de cooperativas de crédito competirán con los tres grandes que se van a configurar tras las fusiones anunciadas de CaixaBank-Bankia y BBVA-Sabadell. Las entidades medianas se quedarán con alrededor del 20% del mercado mientras que entre el 8% y el 9% estará en manos de las cooperativas de crédito. El 70% restante colgará de los tres grandes.

Detrás de CaixaBank, BBVA y Santander se sitúa en el ranking la nueva entidad que surgirá de la fusión de Unicaja y Liberbank. Con activos de casi 110.000 millones en junio, es menos de un tercio que el Santander. Las otras entidades supervisadas por el BCE que buscan su hueco en el mercado son Bankinter, KutxaBank, Abanca, Ibercaja y Cajamar.

La pérdida de competencia puede ser una realidad en diferentes sectores. “Si eres una pyme y tienes una póliza de crédito en el BBVA y otra en el Sabadell, si se fusionan tendrás una sola por un importe inferior a la suma de las dos”, reflexiona Josep Soler, director del Instituto de Estudios Financieros de Barcelona.

Francisco Rojas, consultor del área de banca de AFI, añade que por suerte en España “a nivel local hay una red de cooperativas de crédito que pueden ejercer de competencia y pueden frenar esa concentración con cierta eficacia”. Rojas cita desde Caixa d’Enginyers o Caixa Guissona en Catalunya hasta las cajas rurales que sobreviven por España o las minúsculas Ontinyent y Pollensa. Todas estas entidades forman parte del grupo que no es supervisado por el Banco Central Europeo directamente, sino que depende del Banco de España.

Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG, opina que “el punto de partida es que antes de que se produjeran estos movimientos de fusiones el mercado de servicios financieros se había hecho ya más complejo y había más jugadores nuevos con la entrada de las fintech , los proveedores de servicios, los grandes distribuidores o las plataformas de crowdfunding ”. Rojas dice que están por llegar los grandes operadores como Amazon o Google, que son los que pueden romper el mercado. El analista de AFI añade que “desde el 2014 hay unión bancaria, por lo que puedes abrir una cuenta en el Deutsche Bank en Alemania si quieres. Es otro foco de competencia”.

EVOLUCIÓN

Desde el 2009 ha desaparecido el 80% de las entidades financieras españolas

La concentración bancaria en España ha llegado en paralelo a la vuelta de tuerca que algunas entidades han dado a su política de comisiones, como el Santander o CaixaBank, endureciendo las condiciones de vinculación para quedar exentos del pago por los servicios. Uría sostiene que son procesos distintos: “La baja rentabilidad derivada de los bajos tipos de interés, el coste que ahora suponen los depósitos y la necesidad de cobrar por servicios que antes podían prestarse gratuitamente soportados por el margen financiero son la causa de las comisiones, y ese mismo contexto explica también las fusiones. Por eso creo que no existe relación causa-efecto”.

La reducción de la competencia en el mercado español es consecuencia también de la imposibilidad de llevar a cabo fusiones transfronterizas como promueven desde hace años las autoridades regulatorias europeas. “La unión bancaria ha conllevado la supervisión bancaria, pero no ha comportado un mercado bancario único”, reflexiona Soler.

FUTURO

Las ‘fintech’ y las nuevas plataformas pueden cambiar las normas del mercado

Fuentes financieras explican que en el actual contexto de bajas rentabilidades del sector, una fusión entre entidades de diferentes países genera pocas sinergias y pocos ahorres de costes. A escala de oficinas y de determinados servicios centrales no hay posibilidad de recortarlos si la fusión no está dentro de un mismo país.

El proceso que ahora se abre con CaixaBank, por un lado, y BBVA, por el otro, es la culminación del camino que arrancó en el 2009. Como se aprecia en el gráfico y sin contar las cooperativas de crédito, en España había casi 60 entidades financieras. Ha desaparecido más del 80%. Buena parte de las que ya no están son las cajas de ahorros que sucumbieron ante la crisis financiera e inmobiliaria.

Sobre el éxito de esta segunda ola, fuentes financieras sostienen que no es fácil de justificar ante el regulador europeo (el BCE) que se desiste de una operación de fusión anunciada. Las mismas fuentes añaden que causó sorpresa en Frankfurt que se anulara la operación entre Unicaja y Liberbank que ahora acaba de retomarse.

En relación con la compra del Sabadell por el BBVA, Barclays sostiene en un informe que los costes de reestructuración ascenderían a 744 millones de euros, que incluyen el cierre de 1.232 sucursales y el despido de 6.160 trabajadores, el 13% del total, informa Europa Press.