Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

“No hay nada de una fusión con el BBVA ni encima ni debajo de la mesa”, según el número dos de Bankia

Miércoles, 29 de julio de 2020   El País   FUSIONES

Bankia registró un beneficio neto de 142 millones de euros durante el primer semestre de este año, un 64% inferior al obtenido hace un año, debido a las provisiones para hacer frente a posibles contingencias como consecuencia de la situación generada por el coronavirus. La entidad ha efectuado una dotación de provisiones extraordinaria de 185 millones que, sumados a los 125 millones del primer trimestre, alcanzan los 310 millones. Además, en el segundo trimestre ha realizado la aportación anual al Fondo Único de Resolución (FUR) por 60 millones.

Por otro lado, a preguntas de los medios en la rueda de prensa telemática, el consejero delegado, José Sevilla, afirmó; “No voy a hablar de una fusión con el BBVA porque no hay nada ni encima ni debajo de la mesa”, para zanjar una especulación muy habitual. Sin embargo, no descartó que la entidad pudiera ser protagonista en un proceso de consolidación futuro “siempre que tengan sentido industrial y financiero”. También apuntó que el banco público, donde el Estado tiene más del 62%, analizará la conveniencia de una fusión “viendo la situación relativa de la entidad en el mercado y las opciones que existan”.

Sevilla también subrayó que no necesitan fusionarse para elevar la rentabilidad, ratio que ahora e Bankia se ha hundido hasta el 2,2%. Su objetivo, dijo, es que este ratio regrese hasta el 8% o el 10% gracias a los mayores ingresos del negocio comercial, que han tenido un buen comportamiento en el segundo trimestre, pese a la pandemia.

Estas palabras llegan después de que Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, dijera hace días que esperaba ver uniones de bancos “en las próximas semanas o meses”. Este martes el BCE ha presentado el informe de vulnerabilidad de la banca ante la crisis de la covid-19 y ha admitido que, si la economía sufre una caída más brusca de lo previsto, habrá entidades que necesiten ayuda para recomponer su capital.

Sevilla recordó que el BCE ha creado una guía con los criterios para las fusiones, “lo que puede ser un incentivo a la consolidación; lo veremos en los próximos meses”, apuntó el número dos de Bankia, en relación con los tipos negativos con los que tienen que trabajar los bancos desde febrero de 2016. “Combinar entidades en un entorno de rentabilidad afectada por los tipos negativos tiene sentido”, apostilló.

Beneficios en 2020 y dividendos prohibidos
Por otro lado, Sevilla ha asegurado que en 2020 el banco tendrá beneficios “porque ya hemos realizado las provisiones necesarias para el ejercicio”. No obstante, preguntado por la evolución de la economía y la morosidad en el segundo semestre de este ejercicio, admitió que no tenía “la bola de cristal” y que no podía precisarlo.

La política de dividendos se ha visto trastocada por la prohibición del BCE, anunciada este martes, de repartirlos en 2020, “tanto para Bankia como para su matriz BFA”, aclaró Sevilla. Este ejecutivo considera que como entidades cotizadas, los bancos no deberían debería tener restricciones en este sentido. Por el momento, Sevilla aseguró que “no han renunciado a nada”, añadiendo que la intención del equipo siempre es la de poner en valor para el accionista el exceso de capital, aunque parece que será para 2021.

En este sentido, Goirigolzarri ha subrayado que el confinamiento obligó a cambiar completamente el catálogo de productos de la entidad "de un día para otro", un reto que logró gracias a la flexibilidad de sus sistemas y al "tremendo esfuerzo" llevado a cabo por todos los profesionales de Bankia.

Impacto de la pandemia
"Por supuesto, la pandemia también ha tenido un impacto en nuestros resultados", ha explicado Goirigolzarri, tras poner en valor que Bankia ha sido capaz de aumentar de nuevo su solvencia en un trimestre "tan complejo" y ya roza el 14% de ratio de capital, con lo que se mantiene "como líder destacado de la gran banca española".

En concreto, teniendo en cuenta las medidas de flexibilización de capital adoptadas por los reguladores, la ratio de capital CET1 fully loaded (de máxima calidad) ha sido del 13,95%, lo que supone una generación de capital de 100 puntos básicos sobre el primer trimestre de 2020.

Sin incluir este efecto, la ratio de capital CET1 a cierre de junio ha sido del 13,27%, lo que supone una generación orgánica de capital de 32 puntos básicos. Por su parte, el CET1 phase in ha finalizado el semestre en el 14,32%, lo que significa un colchón de 594 puntos básicos sobre las exigencias regulatorias.

Asimismo, la gestión del riesgo ha permitido rebajar la tasa de mora al 4,86%, 18 puntos básicos menos que a cierre de 2019 y 88 puntos básicos menos que un año antes. Además, la tasa de cobertura alcanza el 55,6%, es decir, 1,6 puntos porcentuales por encima del cierre del año pasado.

Optimismo sobre el conjunto del año
Por su parte, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha afirmado que "ha sido un trimestre de fuerte expansión del crédito a empresas, muy apoyado en las líneas de avales ICO", mientras que en el negocio de particulares se ha visto "una sólida recuperación de la actividad a lo largo del trimestre que ha sido especialmente positiva en hipotecas y fondos de inversión".

Desde el inicio de la crisis, Bankia ha concedido cerca de 4.080 millones de euros en moratorias hipotecarias (tanto las recogidas en el real decreto, como las soluciones propias puestas en marcha por la entidad) a través de más de 40.200 operaciones. Por el lado del consumo, las moratorias alcanzan los 330 millones de euros y 51.500 operaciones.

Sevilla ha indicado que el avance en el segundo trimestre de los ingresos recurrentes, margen de intereses y comisiones, a pesar del entorno económico, "supone empezar la segunda mitad del año con una cuenta de resultados con ingresos en crecimiento, con unas ratios de dudosos mejores y con un importante aumento de la solvencia, lo que permite ser optimistas sobre la evolución de Bankia en el conjunto del año 2020".

Sevilla ha destacado que, en paralelo, la calidad del balance "ha continuado mejorando con una reducción de la ratio de activos improductivos y una mejora de la cobertura", apoyada "en la positiva evolución de la ratio de capital".

Asimismo, el saldo de crédito no dudoso (vivienda, consumo, empresas y promotor) alcanzó los 110.400 millones de euros, registrando un crecimiento del 3,5% desde el cierre de 2019 ( 3,3% respecto al primer trimestre de 2020).

Por su parte, la formalización de hipotecas ha llegado hasta los 1.461 millones de euros en el semestre y se sitúa por encima de la cifra alcanzada en el mismo periodo del ejercicio anterior ( 0,1%). Además, junio ha sido, según la entidad, el mejor mes en formalizaciones (308 millones de euros) en lo que va de ejercicio, mientras que la cuota de nueva producción a cierre de mayo era del 8,16% (6,63% en mayo de 2019).

Por su parte, el crédito a la clientela bruto ha cerrado junio en 125.603 millones de euros, un 4,1% más que en diciembre de 2019 y los recursos de clientes minoristas se incrementan un 2,3% debido al crecimiento de los depósitos estrictos ( 3,3%) por el repunte del ahorro durante el Covid-19.

Por otro lado, la entidad sumó en el primer semestre más de 187.500 clientes digitales y alcanza los cuatro millones, lo que supone el 57,1% del total, frente al 49,7% de junio de 2019.

Por su parte, las ventas digitales representan ya el 39,9% de todas las realizadas por el banco, desde el 24,4% de hace un año. Además, durante los meses del confinamiento por el Covid-19 hubo picos en los que las ventas representaron más del 58% del total.

Suben la comisiones y bajan los gastos
El margen de intereses acumulado en el semestre sumó 922 millones de euros, un 9,4% menos que en el mismo periodo de 2019 a causa del impacto de la curva de tipos en el rendimiento de la cartera crediticia y a la menor contribución de intereses de la cartera de renta fija y los dudosos. No obstante, el margen creció un 1,3% respecto al primer trimestre de 2020 impactado positivamente por el incremento de la financiación del BCE remunerada a tipos positivos y por el ahorro en costes financieros.

A cierre de junio, los gastos de explotación alcanzaron los 890 millones de euros y descendieron un 2,4% sobre el primer semestre de 2019, mientras que en la comparativa del segundo trimestre respecto al primero la caída es del 7,1%.

Por el lado de los ingresos, las comisiones netas registraron un avance del 9,5% interanual en el semestre ( 5,8% frente al primer trimestre de 2020) gracias al buen comportamiento de las relativas al negocio bancario más recurrente con clientes y de las generadas por el negocio mayorista. Con respecto al segundo trimestre del ejercicio 2019, el crecimiento es del 10%.

Por su parte, el resultado core (margen de intereses y comisiones, menos gastos de explotación) se situó en los 335 millones de euros en el segundo trimestre, lo que supone un crecimiento del 19,6% respecto al trimestre anterior.