Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

HAYS recomienda una vuelta voluntaria, flexible y planificada a las oficinas

Lunes, 1 de junio de 2020   Equipos y Talento   LABORALES

Durante estas semanas de desescalada, las organizaciones, especialmente las del sector servicios, se encuentran con la disyuntiva de si incorporar a parte o la totalidad de sus plantillas a los centros de trabajo, hacerlo gradualmente, o bien mantener más tiempo a sus equipos teletrabajando desde sus casas. Un dilema que se relaciona con las necesidades de protección y seguridad de los trabajadores, y de eficiencia en torno al negocio.

A este respecto, Fernando Calvo, director de People & Culture en HAYS España, explica que “es muy importante equilibrar bien la parte de salud y de riesgo con el aspecto económico de los resultados y la productividad. Las empresas deben prepararse para las personas que tienen mayor aversión al riesgo sanitario, porque éstas son las que se tienen que sentir cómodas”, remarca.

Para la vuelta a las oficinas, hay dos escenarios, señala el experto: "olvidarse de los miedos al acondicionar los espacios (con mamparas y divisiones), para no tener que cumplir la distancia de dos metros de seguridad, o reducir la capacidad de personas e intentar combinar teletrabajo con trabajo presencial”, detalla Fernando Calvo, que se decanta por la segunda opción.

Un model híbrido garantizando una vuelta voluntaria
La clave para ofrecer un mix entre los dos conceptos es la voluntariedad de acudir al puesto de trabajo. Para ello, es necesario no tener unas barreras muy altas, como tener mamparas o usar mascarillas, “porque entonces van a preferir no ir porque estarán más incómodos y serán menos eficientes incluso que en sus casas, que es el principal motivo por el que quieren volver a la oficina”, añade Fernando Calvo.

Más allá de respetar los dos metros de distancia entre asientos, también es necesario limitar el aforo de todas las salas y delimitar donde puede estar cada persona. En los comedores, cocinas y zonas comunes, es necesario reducir la capacidad en un 75%, reforzar mucho el servicio de limpieza y confiar en la responsabilidad individual de utilizar los geles hidroalcohólicos al tocar elementos como el microondas o la nevera.

Pero, ¿cómo se pueden organizar los flujos de personal si es voluntario? El director de People & Culture de HAYS España asegura que “lo mejor es asignar los días en base a una planificación semanal. Por ejemplo, los jueves el responsable de la oficina pasa el cuadrante de la semana siguiente con el número de asiento asignado y un mapa de los espacios para que no haya dudas”.

Otra recomendación es que haya flexibilidad de horario con el objetivo de no obligar a los empleados a horas punta en el transporte público, por ejemplo, pero lo que sí es muy importante es la antelación y el compromiso. El responsable de HAYS detalla que “no se puede incumplir el día asignado si ya te has comprometido, porque voluntario no significa que los empleados se queden en casa en el último momento porque han trasnochado o porque les da pereza al levantarse”.

Al mismo tiempo, opina Fernando Calvo, la compañía debe de preocuparse por los medios con los que cuenta en su espacio de trabajo de casa y, al reducir el número de puestos en la oficina, es una oportunidad para mejorar las condiciones de teletrabajo. “En HAYS hemos puesto marcha un sistema para que los empleados puedan tener en su casa sillas ergonómicas, pantallas, teclados, etc”, ejemplifica el responsable.