Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

La banca da la orden de ir a por todas en concesión de hipotecas

Jueves, 29 de julio de 2021   Capitalmadrid.com   SECTOR FINANCIERO

La banca es­pañola ha fir­mado un primer se­mestre sen­ci­lla­mente ex­tra­or­di­nario en lo que a la pro­duc­ción de hi­po­tecas se re­fiere. A falta de los datos ofi­ciales del mes de ju­nio, hasta mayo el alza in­ter­anual se sitúa ya muy cerca del 6%. Un mes en el que el nú­mero de ope­ra­ciones fue prác­ti­ca­mente cal­cado al del mismo año de 2019. Dos años des­pués, y con la crisis de ca­ballo desatada por la pan­demia de por me­dio, la banca es­pañola ha re­cu­pe­rado la ve­lo­cidad de cru­cero.

Las noticias son excelentes, y en el sector se reconoce que la producción está por encima de lo esperado inicialmente. Se han batido las mejores previsiones, y la sensación general es la de que la banca ha estado a la altura de las circunstancias.

Por un lado, ha sabido hacer el sacrificio necesario en precios para que la contratación siga creciendo sin altibajos; por otro, ha llegado a la fase de reactivación económica con las ideas muy claras.

En estas primeras semanas del mes de julio la consigna es meter incluso una velocidad más. No tanto en los precios oficiales, que están muy ajustados ya -el precio medio de las hipotecas cayó en mayo hasta mínimos históricos del 2,31%- como en el esfuerzo comercial para llegar a más y más segmentos de población. Hay un billón de euros de las familias en manos de los bancos, y a la vista de que los tipos van a seguir en niveles negativos se espera movimiento.

Compra de viviendas

Movimiento hacia la compra de vivienda como inversión, y también para cambiar de ubicación dentro de las grandes ciudades. El objetivo es captar a los potenciales clientes de alto nivel económico que necesitan una hipoteca para completar la compra de una casa, pero que tienen capacidad económica suficiente para no convertirse en un potencial moroso. En estos casos la banca sí está dispuesta a hacer un gran esfuerzo en precio.

"El Covid-19 empezó hace año y medio y hay mucha gente que ya ha cambiado de casa buscando zonas más seguras fuera del centro de las grandes ciudades. No se puede esperar tanta actividad como la que se ha registrado en la segunda mitad de 2020 y la primera de 2021. Pero sí hay aún una importante bolsa de personas dispuestas a comprar o a invertir en activos de máxima calidad aprovechando los vientos de recuperación económica", señalan en fuentes del sector.

En este punto, la banca va a poner toda la carne en el asador para atraer nuevos clientes, incluidos los descontentos de otras entidades. La batalla se libra en el doble sentido de las nuevas hipotecas por un lado y de las subrogaciones por otro. Y en ambos las entidades luchan por los mejores clientes del mercado, a la vista sobre todo de que el resto de la actividad crediticia sigue dando signos de debilidad que no se corregirán a corto y medio plazo.

En mayo, el importe de las nuevas operaciones hipotecarias de la banca ascendió a algo más de 4.500 millones de euros. Es la segunda mayor cifra de un 2021 en el que los préstamos para vivienda se han convertido en la tabla de salvación del negocio crediticio de la banca. En el sector tienen claro que, con el país saliendo aún de la gran crisis provocada por el Covid-19, aún no es el momento de apostar sin dudas por el negocio del crédito al consumo.

Éste se mantiene en unos niveles muy discretos en lo que va de año, con cifras que proyectan para 2021 un volumen muy similar a los algo más de 25.000 millones de euros del año pasado, cuando se produjo un gran desplome tanto de la oferta como de la demanda. Y los créditos a empresas tampoco levantan el vuelo. Los algo más de 23.000 concedidos en mayo se quedan muy por debajo de las cifras de marzo y de abril, dentro de un año también discreto de contratación.

Con estas cartas sobre la mesa, el negocio hipotecario es la gran esperanza de un sector financiero que está cumpliendo sus creces en la primera mitad del año pero que no puede caer en la autocomplacencia. "Más madera", es la orden que resuena en los puentes de mando de la mayoría de las entidades, que libran una batalla tanto para ganar nuevos clientes como para retener a los mejores que ya tienen en sus filas.