Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

La banca insiste en transformar la sucursal en un centro de asesoramiento, pero tiene el doble de clientes que en 2008

Miércoles, 13 de octubre de 2021   El Asesor Financiero   LABORALES

En medio de los ajustes de plantilla y de cierres de sucursales, con la polémica sobre los riesgos de exclusión financiera en zonas rurales y en segmentos de población que sufren la brecha digital (como parte de la tercera edad), la banca lleva tiempo tratando de transformar la oficina de un centro burocrático y de colocación de productos y servicios a otro de auténtico asesoramiento financiero.

Iniciativas como Work Café, de Santander, o All in One, de CaixaBank, son algunos ejemplos de esa tendencia, que se ha acelerado con la forzosa digitalización de los hábitos de los clientes debido a los confinamientos y a otras restricciones impuestas para luchar contra la pandemia.

El cliente usa cada vez más los canales digitales para relacionarse con el banco, por lo que la supervivencia de la sucursal pasa por ofrecer asesoramiento financiero, y no ser sólo una tienda de transacciones y de venta de productos y servicios.

Pero esa tendencia choca con la realidad de los datos. El propio Anuario Estadístico de la Asociación Española de Banca (AEB) reconoce que en 2020 cada sucursal atiende más de 5.660 clientes, más de medio millar que en 2019. La pregunta es obvia: ¿se puede hacer asesoramiento financiero de verdad con casi 6.000 clientes en una sucursal? Los bancos creen que sí, aunque reconocen que antes de la crisis financiera internacional de 2008 cada sucursal atendía menos de 3.000 clientes, la mitad que ahora.

El panorama será peor en 2021 con los ajustes de plantilla en marcha en prácticamente todos los bancos, y el masivo cierre de sucursales que están aplicando para tratar de incrementar su rentabilidad.

Se nota, por cierto, el origen de caja de ahorro de algunos de esos bancos. El Anuario de la CECA muestra que los bancos creados a partir de las cajas (CaixaBank, Liberbank, Unicaja Banco, Kutxabank, Abanca o Ibercaja) tienen muchos menos clientes por sucursal que el resto: 4.735 habitantes en 2020, 4.376 en 2019, y 1.847 en 2008. Cifras bastante alejadas a las de la AEB.

Esos bancos tienen también más oficinas que el resto. La AEB registra 8.367 sucursales en España en 2020, frente a 9.207 en 2019 y las 15.638 existentes en 2008, mientras que la Confederación Española de Cajas de Ahorro 10.079 oficinas en 2020, 10.804 de 2019 y 25.035 en 2008.

El mayor número de habitantes por sucursal de bancos de la AEB lo presenta Ceuta, con 11.994 en 2020, seguido de Huelva (11.245 habitantes), Melilla (10.535), Guadalajara (10.520) y Granada (10.174). Las provincias en la que cada oficina tiene que atender a un menor número de habitantes son Badajoz (3.527), Lleida (4.113), León (4.229), Asturias (4.249), Girona (4.398), Islas Baleares (4.402), Cantabria (4.549) y Guipúzcoa (4.625).

Los bancos de la CECA tienen más de la tercera parte de sus sucursales en territorios con menos de 10.000 habitantes. De esta forma, las provincias con mayor número de habitantes por oficina son Melilla (14.513), Ceuta (10.525 habitantes), Alicante (8.506), Santa Cruz de Tenerife (7.307) y Barcelona (7.170). Las provincias donde cada sucursal presta servicio a menos habitantes son Teruel (1.491), Huesca (2.205), La Rioja (2.253), Ávila (2.285), Cáceres (2.434), Segovia (2.601), Guadalajara (2.646), Lleida (2.866), León (2.907), Jaén (2.992) y Zamora (2.993).

La banca reconoce que tiene menos sucursales, pero alega que cada oficina contaba con una media de 11 trabajadores en 2020, uno más que en 2019 y cuatro más que en 2008. El doble que en las entidades de CECA, que tenían en 2020 una media de 6,7 empleados por sucursal, frente a los 6,3 del año anterior y los 5,4 de 2008.

Lejos todavía de la media europea

Además, y pese al cierre de más de la mitad de las sucursales desde 2008, la sobrecapacidad de oficinas de la banca española aún está muy por encima de la de la media de la Unión Europea. España tiene 46 sucursales por cada 100.000 habitantes, según datos del Banco de España, mientras que la media de la Eurozona es de 20.

Según el Banco de España, el mercado nacional ya está por debajo de Francia, que cuenta con 47 sucursales por cada 100.000 habitantes, pero lejos aún de Italia (39) o Alemania (29).

Y los ajustes en marcha van a suponer una reducción adicional del 10% de la actual red de sucursales de la banca.

La banca alega que más de la mitad de las operaciones de los clientes se realizan fuera de la sucursal, a través de los canales digitales (Internet y el móvil, fundamentalmente). Pero también está la otra cara de la realidad: el 3% de la población, más de 1,3 millones de personas, no tiene una sucursal en su lugar de residencia. Mientras que en seis provincias españolas y en las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla el 100% de los habitantes disponen de una oficina bancaria o de un cajero automático en un radio de 5 kilómetros, en otras ocho es inferior al 90%.