Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

La ley de los dos metros reducirá el trabajo presencial a la mitad en las actuales oficinas

Viernes, 22 de mayo de 2020   vozpopuli.com   LABORALES

El aforo medio de las oficinas españolas ha de reducirse entre un 50% y un 70% respecto a la era pre-covid para cumplir con la distancia interpersonal de dos metros fijada como criterio de prevención sanitaria el pasado 9 de mayo por el Ministerio de Sanidad.

El Banco de España prevé que el teletrabajo crezca un 700% en las grandes empresas
El cálculo, trazado por la Asociación Española de Oficinas, parte de la densidad de ocupación que tenían las oficinas antes de que se decretara el inicio del Estado de Alarma, y forma parte del protocolo de más de 40 folios de recomendaciones sanitarias sobre el regreso a la oficina que la AEO está trasladando a empresas.

Entre ellas aparecen la rotación y/o, preferentemente, selección de un grupo de personal fijo que asista a las oficinas, el control de la humedad (mantenerla, por ejemplo, entre el 40% y el 60%, ya que los extremos favorecen al virus), un incremento de la ventilación exterior y el uso de filtros de aire interior con eficacias mayores a las habituales hasta ahora (se recomiendan filtros F7 y superiores) y el empleo de biocidas que estén registrados en el Ministerio de Sanidad como desinfectantes con efecto viricida, entre otras múltiples cuestiones.

 
 
 
Condición a corto y medio plazo
La asociación, como ha informado este medio, confía en que el regreso de las plantillas al trabajo en la oficina se "intensifique" a partir de septiembre pero da por hecho, igualmente, que la distribución y/o aforo del espacio interior deberá modificarse para adecuarse a exigencias sanitarias como la relativa a la distancia de dos metros.

Esta última se ha fijado ya como condición sine qua non del retorno a la oficina en la fase 1. En ella está ahora buena parte de España, si bien parte de Castilla y León y los que son los principales mercados de oficinas en nuestro país, las ciudades de Madrid y Barcelona, todavía no han salido de la fase 0.

"Prevemos que, al menos en un corto-mediano plazo, la norma prioritaria sea la de establecer una distancia de dos metros entre empleados, ya que las recomendaciones sanitarias y gubernamentales apuntan a eso", señalaba ya en abril a este medio Óscar Fernández, Head of Business Development PDS de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield en España. 

Fórmulas combinadas
"Esto, al igual que el aumento del teletrabajo, no quiere decir que las oficinas vayan a desaparecer, porque mucha gente también está redescubriendo el valor de relacionarse en el trabajo, y la virtud está en el punto medio. Se potenciará el trabajo por objetivos en lugar de por horario, pero habrá gente quiera ir a la oficina a relacionarse", esgrimía Fernández, en línea con lo ahora también delinean agentes de la esfera de la investigación socioeconómica nacional como el think tank Funcas.

 
 
 
"En las primeras semanas, hubo una especie de 'de esto salimos juntos'. El síndrome del sanitario nos afectó a todos en positivo, pero no sabemos si eso se podrá mantener (...) Todos nuestros entrevistados coinciden en que la interacción presencial es insustituble. Coinciden en que lo ideal sería quizá un teletrabajo parcial, una fórmula combinada", ha afirmadoElisa Chuliá, directora de Estudios Sociales de Funcas, a este medio.

Fin a la "oficina granja de pollos"
Las oficinas, según el consenso del sector, deberán en cualquier caso mutar para encajar con un mercado shockeado por el confinamiento sobrevenido en el que más del 30% de los ocupados podrían pasar a teletrabajar, según el Banco de España. 

De acuerdo a los cálculos de Cushman y otras consultoras consultadas, el mercado de oficinas español, por motivos de ahorro económico, redujo el espacio medio por empleado de 15 metros a 10 en la última década, tendiendo incluso a los siete metros por empleado.

Desde Merlin Properties, socimi del Ibex cuya principal fuente de ingresos hoy son las rentas por oficinas, también descuentan que que habrá restricciones sanitarias que indefectiblemente transformarán a la oficina respecto a la era pre-covid.

"Esta crisis será el fin de la oficina granja de pollos. Ya los propios ayuntamientos nos están avisando de que las licencias de densificación de seis-siete metros cuadrados por empleado que estábamos recibiendo ahora serán las últimas que se recibirán porque ellos mismos no quieren fomentar el exceso de densificación en oficinas para evitar que una cosa como esta, si se vuelve a producir en el futuro, se esparza tan rápido", ha avisado el propio Ismael Clemente, CEO de Merlin, incidiendo igualmente en que la actual crisis podría incrementar el interés por el concepto flex, esto es, de oficinas flexibles o coworking como así también eventualmente la demanda de oficinas más espaciosas.