Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

Las entidades de Ceca, pioneras al pagar los costes del teletrabajo al empleado

Miércoles, 14 de octubre de 2020   La Información   LABORALES

Con la nueva Ley del Teletrabajo se ha regulado por primera vez la obligación de la empresa de asumir los costes de las herramientas tecnológicas y ergonómicas necesarias para que el empleado realice sus tareas en remoto. Para ello, se debe cumplir el requisito de que el trabajador realice el 30% de su jornada de forma telemática pero, sobre todo, que la empresa acepte voluntariamente suscribir una acuerdo de teletrabajo con él. Por eso, el caso de Ceca es particularmente significativo: las entidades bancarias que la conforman ya aplican el convenio de teletrabajo suscrito con los sindicatos hace unos días y que, entre otras cosas, las convierte en pioneras en pagar los gastos corrientes del trabajador en su domicilio, como internet, así como un extra por elementos como una pantalla, el ratón o el teclado del ordenador.

La legislación actual exige como contenido mínimo que exista un inventario de los medios, de los equipos y herramientas; entre otros, la enumeración de los gastos que pudiera tener el trabajador, así como la forma de cuantificación que obligatoriamente debe de abonar la empresa, si así se acuerda. Es decir, que la empresa teóricamente estará obligada a abonar gastos como el del servicio de internet. Sin embargo, la nueva Ley del Teletrabajo no especifica en qué grado esta obligación afecta a la compañía, sino que se deberá regular en cada caso concreto "mediante un acuerdo entre trabajador y empresa". En el caso de Ceca, ese acuerdo es transversal a todas las entidades que la conforman, incluido en el convenio colectivo sellado el pasado 1 de octubre.

Las entidades asociadas a Ceca que están vinculadas por el convenio colectivo de las cajas y entidades financieras de ahorro son CaixaBank, Bankia, Ibercaja Banco, Abanca, Unicaja Banco, Liberbank, Caixa Ontinyent, Caixa Pollença, Cajasur Banco y Cecabank, ya que Kutxabank tiene su propio convenio. Para todas ellas, se reconocen una serie de derechos y obligaciones para todos aquellos empleados que cumplan los requisitos mínimos previstos en la nueva ley.

 
En concreto, en el texto del convenio "se reconoce el teletrabajo como una forma innovadora de organización y ejecución de la prestación laboral derivada del propio avance de las nuevas tecnologías y se reconoce el derecho a la desconexión digital, cuya regulación contribuye a la salud de las personas trabajadoras disminuyendo, entre otras, la fatiga tecnológica o estrés, y mejorando, de esta manera, el clima laboral y la calidad del trabajo. Las entidades de Ceca son las primeras empresas en incluir en su convenio la nueva regulación del teletrabajo, recientemente aprobada en el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre".

En este sentido, una de las mayores innovaciones del acuerdo al que han llegado las entidades que conforman Ceca con los sindicatos es que, si el trabajador realiza más del 30% de su jornada en remoto, tendrá derecho a recibir un ordenador, un teléfono móvil y una silla ergonómica, que proporcionará la empresa. Además, el convenio establece que la compañía deberá abonar hasta 130 euros como extra para adquirir una pantalla, un teclado y un ratón, en el caso de que se le pueda proveer desde la empresa. Una cantidad fija que se suma a otros 55 euros mensuales a modo de compensación por los gastos corrientes, como internet.

Se trata de un acuerdo que permitirá a los empleados de las citadas entidades realizar su trabajo de forma remota, con la empresa asumiendo buena parte de los costes de ese puesto de trabajo telemático. Y, aunque parezca mentira, se trata de una solución que permitirá a las empresas adaptarse a la nueva legislación sin asumir un coste excesivo. Podría ser peor. Según los datos de Pleo, startup fintech creada para simplificar la administración y gestión de los gastos de las compañías, durante el confinamiento no se han reducido los gastos: si bien los viajes de trabajo han caído un 78%, se han sustituido por software y dispositivos informáticos (aumento del 42%), material de oficina (incremento del 74%) y gastos de Internet y teléfono, que han crecido en un 193%.