Cargando...

Noticias del sector

Inicio / Noticias del sector / Noticia

Qué pasa con la fusión de Liberbank y Unicaja: próximos pasos del proceso

Martes, 6 de abril de 2021   La Información   FUSIONES

Qué pasa con la fusión de Liberbank y Unicaja: próximos pasos del proceso

Culminada la fusión de Caixabank y Bankia -al menos en términos jurídicos, la integración tecnológica llegará en el último trimestre de 2021- las miradas apuntan ahora a Liberbank y Unicaja que protagonizarán el segundo capítulo de fusiones bancarias. Todo después de que sus juntas de accionistas diesen 'luz verde' al proceso y a la renovación parcial del consejo de administración de la entidad resultante en las reuniones extraordinarias de la semana pasada. 

En este sentido, los accionistas de Liberbank aprobaron con un 99,88 de los votos, la absorción del banco asturiano por parte de Unicaja, mientras que los de la absorbente también han validad la renovación parcial del consejo de administración. 

A la espera de Economía y los organismos supervisores

Ahora bien, ¿cuáles son los siguientes pasos de la fusión de Liberbank y Unicaja y cuándo empezarán a notarla sus clientes? El proceso seguirá el mismo calendario que el de Caixabank y Bankia. Es decir, ahora se requiere el pronunciamiento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el Banco de España, el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP). 

Finalmente, la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, será quien autorice la fusión en caso de obtener el visto bueno de todos los organismos citados anteriormente. 

No será hasta ese momento cuando, cumplidas las condiciones suspensivas y formalizada la fusión, podrá procederse a efectuar los trámites administrativos para materializar el canje, instante a partir del cual se iniciaría la fase de integración operativa de las dos entidades.

Con todo, si se cumplen los plazos, la integración jurídica -es decir, en el mismo punto que está ahora la nueva Caixabank- llegaría en junio o julio de este mismo año. La unión tecnológica no se produciría hasta 2022, por lo que los clientes apenas notarán cambios este año. 

Cuentas, hipotecas, créditos...

Hay que tener en cuenta que, tras este tipo de uniones, las entidades resultantes acostumbran a homogeneizar las condiciones de sus productos, así como sus tarifas, pero no se trata de un proceso inmediato. 

En el caso de modificarse las condiciones de algunos productos, con el fin de unificar la oferta actual de Unicaja y Liberbank, las entidades avisarían con dos meses de antelación. Es el margen que, se supone, tendría el cliente para aceptar los nuevos requisitos o cambiar de banco.

Los clientes de Liberbank, que sería la absorbida, experimentarían más cambios, ya que el IBAN de las cuentas podría cambiar, algo que, en cualquier caso, no supondría ningún perjuicio para los usuarios.

Si la fusión resulta favorable, las hipotecas o los préstamos no se verían afectados. Los titulares mantendrán las condiciones, ya que se trata de contratos con una duración definida, por lo que no podrían modificarse de forma unilateral.

Los requisitos para bonificar el tipo de interés de los créditos también serían los mismos tras la fusión (si una hipoteca rebaja el interés en un punto porcentual al domiciliar la nómina, tras la unión, esto no cambiaría). No obstante, las condiciones particulares de los productos vinculados sí podrían verse alteradas si no aparecen fijadas en las escrituras. Por ejemplo, las primas de los seguros podrían ser diferentes tras la renovación, se podrían incluir nuevas comisiones en tarjetas, etc.